Enterate de que enfermedad padeces con este simple examen casero

Solo necesitas una cuchara para hacerte una idea de los problemas de salud que puedes estar sufriendo: dificultades renales, bucales, circulatorias… y un sinfín de complicaciones. Te explicamos cómo llevar a cabo este método.

Cualquier enfermedad que padecemos puede detectarse en la sangre, pero no es el único lugar donde aparece. La saliva también sirve para desenmascarar cualquier tipo de dolencia: según su olor y su color, nos podremos hacer una idea del mal que nos acecha.

El truco de la cuchara es muy sencillo. Tan solo tienes que metértela en la boca y dejarla reposar en tu lengua durante unos segundos. Después, envuélvela con un film y espera un poco. El color del que se tiñe su olor y su espesura te dan una pista sobre qué malestar tienes.

Qué dice su olor

Si después de haber dejado reposar tu saliva durante un par de minutos ésta adquiere un olor a pescado, amoniaco u orina, podemos estar ante problemas renales. En el caso de que presente un olor afrutado y dulce, se trata de un índice elevado de azúcar en sangre y si huele mal, a putrefacción, entonces deberemos cuidar nuestra salud bucal.

Qué dice su color

Si tras realizar el test de la cuchara nuestra saliva se vuelve anaranjada, probablemente tendremos problemas renales y si se trata de un color violáceo, este tono indica bronquitis, colesterol alto o problemas circulatorios. En el caso de que sea blanca, estamos ante un problema respiratorio y falta de líquido en el cuerpo y, si presenta un color amarillento, este tono está asociado a problemas con la glándula tiroidea y en la salud bucal. Si es de color transparente, eso indica que gozas de buena salud.

No obstante, este método no es fiable al 100%, sólo sirve para hacernos una idea sobre el problema que podemos tener. Para asegurarnos, siempre debemos ir a un médico especialista que sí nos hará las pruebas pertinentes y nos dará un diagnóstico correcto.

Comments

comments

Deja un comentario